jueves, septiembre 22, 2005

MODELO ESPAÑOL?

LA POLÉMICA POR LAS BODAS HOMOSEXUALES. La posición de la Iglesia
El Vaticano teme que Latinoamérica se 'contamine' del laicismo español
La Santa Sede tuteló en junio la manifestación de Madrid contra las bodas gays
ENRIC JULIANA - 22/09/2005 MADRID
El Vaticano no ha presionado directamente al Partido Popular, pero verá con sumo agrado la presentación de un recurso ante el Tribunal Constitucional contra la ley que autoriza los matrimonios civiles entre personas homosexuales. "No hacía falta que el Vaticano nos dijese nada, nosotros ya sabíamos desde el primer momento que era necesario recurrir ante el Constitucional", comentaba ayer un relevante miembro del grupo parlamentario popular, muy bien comunicado con la jerarquía católica y totalmente favorable a la decisión adoptada finalmente por Mariano Rajoy. El Vaticano no ha presionado, pero desde hace varias semanas algunas páginas web dedicadas al activismo católico se preguntaban en internet cuánto tiempo más debía esperar el PP. El recurso ante el Alto Tribunal se convierte así en la prolongación jurídica de la manifestación que el pasado 15 de junio congregó a centenares de miles personas en Madrid contra la política del Gobierno socialista en materia de costumbres. La manifestación - una de las más multitudinarias celebradas en la capital de España en los últimos tiempos- fue convocada por el Foro Español de la Familia, con el apoyo de la Conferencia Episcopal Española, aunque el presidente de la cúpula episcopal, Ricardo Bláquez, obispo de Bilbao, no acudió al acto. Sí lo hizo su antecesor en el cargo, el cardenal arzobispo de Madrid Antonio María Rouco Varela. Pocos días antes de la manifestación, la Santa Sede envió a Madrid al cardenal colombiano Alfonso López Trujillo, presidente del Consejo Pontificio de la Familia, quien fue detalladamente informado de las características y pormenores del acto de protesta (véase La Vanguardia del pasado 24 de junio). La preocupación por lo que el Vaticano considera una "ofensiva laicista" en toda regla por parte del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero no se circuncribe a la sociedad española. Roma contempla con mucha aprensión que el ejemplo español contamine otros países de tradición cristiana, especialmente en Latinoamérica, principal bastión del catolicismo en el mundo. Determinados gestos recientes del Gobierno argentino han encendido las luces de alarma, previamente activadas por el debate abierto en Canadá sobre la posible legalización de los matrimonios entre homosexuales. Debate que también está presente en Estados Unidos: en junio, la cámara legislativa de California dio el sí a las bodas gays, pero el gobernador Arnold Schwarzenegger ha vetado la ley. En Italia, Romano Prodi, líder de la oposición de centroizquierda y hombre de firmes convicciones católicas, acaba de proponer el reconocimiento de las parejas de hecho. No es lo mismo que el matrimonio entre homosexuales, pero el episcopado italiano ya ha dado la voz de alto. El Partido Laborista británico también ha manifestado interés por conocer a fondo las iniciativas del Gobierno español. El Vaticano no presiona al PP, pero observa con estupor el interés que el modelo Zapatero despierta en diversos países.

3 Comments:

Blogger lobby said...

Un error grave de la Iglesia Catolica ha sido el tratamiento de la sexualidad. Todas las culturas establecen ciertas 'formas' para que se den estas relaciones. Sobre los instintos se crea unas formas sociales aceptadas.
La Iglesia ha fomentado la ruptura de las relaciones sexuales. Ha separado demasiado lo femenino de lo masculino. Ha impedido y demonizado la relacion entre hombres y mujeres. Por relacion me refiero a vivir algo que uno siente ('la sexualidad es algo que no pertenece al hombre' Jung. Millones de años antes de que apareciese el hombre ya existia y el dia que no quedemos ninguno seguira dando forma a la vida). Una experiencia en la que proyectamos algo que somos y necesita tomar forma.
Creo que si hay tanto maricon en las sociedades catolicas es debido a esta incapacidad adquirida durante tanto tiempo. Inconsciente mente seguimos pensando que es malo el sexo. Algo que viene a afianzar mi opinion es esta tension entre los colectivos homosexuales y la Iglesia. Es algo mas que una opinion.
Los homosexuales se lo toman como vengaza, por esa incapacidad.
La Iglesia sigue demonizando la experiencia de la union de los opuestos. Y como sabemos hoy, aquello que reprimimos es aquello que nos posee.
Dudo que haya mas homosexuales en otro colectivo que el de los catolicos. No solo en el de los religiosos. Son conocidos los escandalos por pedofilia (homosexual), inicianiones homosexuales en los colegios, residencias religiosas, lo amanerados que salen todos los que han pasado por un seminario,...
Pero tambien los catolicos que forman una familia (me refiero a una de las de siempre). Niegan su propia experiencia para adoptar una formas establecidas. Puede haber algo mas triste que ver a un hombre y a una mujer que llevan años viviendo juntos y no se conocen. Lo unico que los une es el pegamento de una confesion que los obliga a negarse (para los inadaptados, incapaces, pusilanimes es una forma de vida). Purita prostitucion.
Como veis homosexualidad es la incapacidad para conocer ese opuesto que nos vive dentro y establecer una relacion (no solo fisica) con el. Y las sociedades catolicas estan plagadas de ellos.

7:37 a. m.  
Blogger BICHO CELESTIAL said...

Me parece insólito el comentario anterior. La Iglesia Católica, como cualquier otra organización, tiene derecho a fijarse normas y exigir su cumplimiento a quienes militan en ella. Es cierto que ha existido la homosexualidad en toda época de la historia, y por cierto dentro de la Iglesia. Pero creer que ese hecho es suficiente para exigir que TODOS los católicos deban aprobar ese tipo de relaciones es una estupidez. ¿Hasta cuando los homosexuales se presentan como víctimas con derecho a descalificar a cualquiera que no comparta su afición a los genitales masculinos?. Vive y deja vivir. Si los católicos han optado por no practicar la homosexualidad es asunto de ellos. La Iglesia tiene derecho a imponerse sus propias normas de conducta. Ser católico no es fácil y nadie está obligado a profesar ese credo. A veces creo que las críticas a la Iglesia en estas y otras materias tienen su origen en la conciencia intranquila de quienes las formulan y que buscan ser absueltos cambiando el contenido de la Doctrina Católica. Si no es así, ¿por qué les importa tanto la opinión de la Iglesia?.

4:48 p. m.  
Blogger BICHO CELESTIAL said...

Y algo más respecto al señor Lobby: ¡Me cargan los opinantes cuya identidad no se puede determinar!...

4:59 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Babies R Us Coupon
Babies R Us Coupon